top of page

Floridor Pérez

Más alto

Anoche Dios soñó conmigo

Fui la paja en su ojo
zumbé en sus santas narices
o pulga en el oído.

Y Dios con bendita paciencia
dormía el sueño de los justos
mientras yo me desvelaba por despertar.

Antes que Él pestañeara
mueva un dedo
o dé un solo soplido.-

**
Adiós

Con razón nos cuesta tanto entender a Dios:
Aquí en el cielo
el avión esta absolutamente inmóvil
Allá en la tierra
tú me ves alejarme a mil kilómetros
p o r h o r a.

**
Sobremesa

Muy pierna encima lee el diario
noticias de la guerra
el fútbol
su hijo llora
en lacuna
el no sabe porqué
“cht cht tome su tete”
y mentalmente
calcula las bajas
y la posición
de los equipos.

**
El inesperado

El producto ofrecía
99%
de seguridad
y ahora la joven madre
-la Nº100-
no sabe si sonreir
o presentar excusas
no se atreve
a cantarle
una canción
de cuna.
**
A una coqueta

Agua que no has de correr
no me des sed.

**
P.D.

Cierto que tardé mucho en encontrarte
¡Pero eran cuatro millones doscientas
cuarenta y ocho mil quinientas treinta
las chilenas, cuando salí a buscarte!

Fue bastante más lejos que Parra, creo, en la "antipoesía", si por eso se entiende una poesía desenvuelta, que no se toma a sí misma en serio, gozosa de existir, lanzada a jugar, potente por presencia de palabra y de vida. No es "gran poesía" (no es Vallejo, no es Eliot, no es Rilke, no es el Neruda de Residencia en la tierra) pero qué necesaria me resulta, qué bueno es volver a leerla, qué encuentro con algo verdadero y vivo es para mí su lectura. Tuve la alegría de presentarlo una vez, acá, en Buenos Aires.
Floridor Pérez, otro que se me va.

bottom of page