top of page

Leonardo Longhi

Pido

 

Si pudieras disculpar las pequeñas
Miserias de un alma que no se entiende
Con las cosas del mundo aunque persiste
Absurdamente en explicarlas. No hay 
Verdad en mi razón ni razón que
Valga un segundo de tu calma, amor,
Ni una gota del perfume diluido
Por irrisorias miserias. Perdón.

¿Poemas de amor? Claro, por qué no. Ahí esta este, de Leonardo Longhi, que copié de un post suyo. El amor no como algo que se declara o se expresa, sino como un sustrato profundo o una atmósfera en la que van sucediéndose las palabras, y las tiñe, las determina, enriquece su sentido. Como algo que lleva a hablar y, en ese hablar, bien pueden la inteligencia y ciertas búsquedas (búsqueda de verdad, búsquedas éticas, por ejemplo) hacer de la mejor manera su trabajo.

bottom of page