top of page

Gabriel Jaime Caro

 

Poema largo de Pepito o jorgito en Penn Station (heteronimito).

A Gajaka tírame un puro.

Dos heterónimitos, pueden ser primos (ni idea) y adoptivos (en extrañas tierras elevadas) bla por la boca, el espíritu h, el espíritu habla por la boca).

En todo en un principio básico, no adaptación, la sopa, y de un acontecer posterior u inmediato. A lo mejor en una trampa, que me pagan los años baldíos con tres chocitas.

En el juego de los decapitados lo que gana se convierte en aburrimiento, como de burro de Cereté. El estereotipo es un simple estilógrafo, a falta de contactos históricos muy negociables.

La nada se ha deslizado, cayendo por supuesto todos en el suelo, no alcanza un ala al cielo de Dios el infinito. Posteriormente pensó como Epicuro.

II

Con pecado concebida, no juega en el arameo de Jesús en el desierto, absorto poroso, los géneros que de femeninos pasan a masculinos. No me envíes más pornografía.

A nadie le interesa el atraso político, y sí llegaran los caballos de Aquiles, en cada esquina una canción y el amor, la sublime lucha por la igualdad entre todos, incluyendo el mico tis tis, o el que hace sombra flaquito. Vuelan, entre la posible ingravidez del oso polar.

Amerita carnavales con los pesos pesados de la suerte lengua sin par. Conmigo es otra cosa. Se arman las disciplinas, qué amo más que La Odisea?
La vida de Rilke, demasiado hermoso para ser alemán.

III

El brillo amorriñado, salió del diccionario, yo siempre me eduqué ( viene de Duque?) con ellosiografias, y a mis 18 añitos solo me interesaban el tamaño de la gran victoria. La muralla China, y Cristian Barnard por reactivar corazones humanos.

Sobrevivimos por las pesas y sus medidas, la primera imagen, el capitulo primero. La gran tragedia, separados por complementos directos y circunstanciales, indirecto al supremo arte.

El tocino enterrado, conservando con todo la naturaleza indómita, algo certero y divinizado, el jamón pa todo el mundo, no había más nadie, los mares eran infinitos, calcule el punto de apoyo.

Dios todopoderoso y ajeno, dice el esclavo negro, canta el salmo, y reconoce su maldad, el ABC (que ahora es cadena de televisión). Aquellos reyes forrados de maldad infinita, depredadores de nuevas misiones en el mundo.
 

Ninguna coherencia, ninguna enseñanza firme, nada que se complete, y menos aun que se fije: puro juego, movimiento, mescolanza, tan vulgar y plebeya como culterana y aristocrática, erótica en el sentido más amplio. Acá, para disfrutar, textos de Gabriel Jaime Caro, alias Gajaka. El "neoberraco" de Gajaka: esa alegría con que se sumerge en el juego, esa insolencia chacotona con que tácitamente se burla de casi todo. No la de alguien que se burla desde un lugar superior, incontaminado, autosuficiente: la de alguien que se burla con tanta malicia como afecto. El que se regodea en el hablar es parte del entrevero que muestra y el malentendido que desata, y en vez de lamentarse por eso lo celebra, o más bien aprovecha para jugar con eso, disfrutarlo. Lo que importa es el movimiento y el contacto físico de la mente con las palabras: la mente lectora baila, y entonces en el baile salta la verdad. ¿A qué llamo "verdad"? A algo que a uno "le toca" el alma, como solamente a uno le pasa con las cosas verdaderas. Y oscura, en el fondo, como silenciosa y subterránea, una ética, nunca declarada, actívisima por pura presencia táctica. La ética de lo vivo, de lo que puede bromear pero no se rinde, o porque bromea no se rinde.

bottom of page