top of page

René Char

 

Llevarán ramos aquellos cuyo aguante pueda desgastar la 
noche nudosa que precede y sigue al relámpago. Su palabra 
recibe existencia del fruto intermitente que la propaga 
dilacerándose. Son los hijos incestuosos de la cortadura y del signo,
que alzaron hasta los brocales el círculo florido de la tinaja
de la adhesión. La furia de los vientos los mantiene aún desvestidos. 
Contra ellos vuela una pelusa de noche negra.

 

Trad.: Jorge Riechmann

No podría decir por qué tuve la sensación, al salirme al paso este poema de René Char, que venía justo, en esta situación concreta que nos desborda, como si lo hubiera estado llamando. No quiero ni creo que valga la pena interpretar qué estarían metaforizando esos ramos, ese relámpago, a qué aluden "fruto intermitente" y "tinaja de la adhesión" o en qué sentido dice "desvestidos". Sé, sí, que en el contacto con cada palabra y cada frase algo me pasa y que eso que me pasa me serena y me da la fuerza de una incomprensible lucidez, como quien se detiene a hacerse cargo. ¿Tiene algo que ver el hecho de que Char fue combatiente contra la ocupación nazi? Tal vez. Y con algo más, que retorna y permanece a lo largo de los tiempos. "Contra ellos vuela una pelusa de noche negra."

bottom of page