top of page

Rita Gonzalez Hesaynes

 

Qué pensás que podrías hacer para mejorar?
Qué pensás que podríamos hacer como equipo para mejorar?
Te falta mucho para terminar?
Qué nivel de confianza te tenés con eso?
Y ahora con qué vas a seguir?
Y después con qué vas a seguir?
Y el lunes con qué vas a seguir?
Cuál es tu plan del día?
Cuál es tu plan del sprint?
Cúantas horas te faltan para terminar?
Cuántos años te faltan para terminar?
Qué nivel de confianza tenés en tu confianza?
Qué pensás hacer en esa hora que tenés entre esto y lo otro?
Entre las ocho y las nueve?
Entre el dormir y el despertar?
Me explicás qué es lo que no te sale?
Me querés explicar, a ver si explicandomeló te das cuenta de lo que no te sale?
Qué pensás que podría ayudarte mejor a terminar cuanto antes tu tarea?
Qué pensás que podría ayudarte mejor a morir cuanto antes?
Ya definiste tus objetivos?
Con qué vas a empezar?
Qué acciones podemos implementar para mejorar el rendimiento del equipo?
Pasa algo?
Cuánto te falta?
Tenés ganas de charlar?
Te falta mucho?
Tenés ganas de contarme por qué te sentís mal?
Cuándo va a entrar lo que estás haciendo ahora en producción?
Me darías un estimado?
Me contarías cómo venís con esto?
Me irías tirando actualizaciones de cómo venís?
Puedo darte feedback de tu trabajo?
Puedo darte feedback de tu actitud?
Puedo darte feedback de tu performance sexual?
Podrías darle feedback a tus compañeros?
Podrías darme feedback a mí?
Podrías darme de comer en la boca y luego mearla mientras tarareás la marcha fúnebre?
Podés? Podrías? Vas a poder?
Del 1 al 10, qué nivel de confianza tenés en que vamos a terminar perfectamente el sprint?
Del 1 al 100?
Del 1 al infinito?
Del 1 al 10, qué nivel de confianza tenés en vos misma?
Ya hiciste plan?
Del 1 al absoluto horror, qué nivel de confianza tenés en tu plan de vida?

¿No es un poema? Rita Gonzalez Hesaynes dice que no escribió un poema, que "solo fue una catarsis, en la compu del laburo, después de la reunión diaria (daily standup, como la llaman)", pero, cuando me lo encontré, creyendo que Rita había posteado un poema, así lo leí, como poema, y funcionó. Fue poética la experiencia y vuelve a serlo cuando lo releo: grupos de palabras que se disponen según un cierto orden que a su modo es rítmico y que en el tiempo de la lectura hacen que uno viva un movimiento de la mente, extrañada ante esa materia verbal que, con precisión y gracia, va apareciendo ahí, y a la vez percibiendo algo conocido en lo que las frases y las palabras presentan (juego irresuelto entre extrañamiento y reconocimiento: ¿no será ese un buen modo de caracterizar la experiencia poética?) y no sin tramos de humor o fantaseo que animan todo, lo ponen en otro nivel. “Suelo sospechar mucho”, dice Rita, “del escrito catártico en cuanto a sus posibilidades poéticas”, y le sobra razón, pero la posibilidad de que a uno le salga algo bueno, que valga la pena leerse por lo que tiene para dar como escritura, suele ser imprevisible, para mal y para bien, incluso cuando uno intenta escribir poemas. Y acá, con estos apuntes, algo pasó, o algo me pasa al leerlos. En sí, la procedencia de los elementos que componen el texto me es irrelevante (quiero decir, su categorización en “poéticos” o “no”), siempre que el conjunto funcione, y si funciona para mí es porque me gusta cuando se consigue armar bien un poema con elementos "no poéticos", de modo de que sobre ellos pueda uno ejercer una lectura poética. Cuando sale bien, claro, como en este caso. Algo a uno se le sacude en el alma, algo la inteligencia y otras zonas de uno va elaborado cuando lee, algo se despierta, inquieto ante la estupidez de las disposiciones que nos presentan como “la vida”. Ninguna lección ni mensaje: algo se vivió.

bottom of page